Bajo la dirección de la escandalosamente talentosa fuerza de la naturaleza de Ghana, Kweku Sackey, también conocido como KOG, y el torbellino de energía que es el rapero jamaicano Franz Von Song, la Brigada Zongo. Ofrecen un soul, funk, rock, hip hop y reggae, que ha ganado rápidamente el reconocimiento de todo el Reino Unido especialmente de Londres.

La mezcla característica de KOG de canciones de alta energía, raps, efectos vocales operísticos, junto con los contundentes golpes de “patois” de Franz Von Song y una alucinante banda de malvados músicos, les ha llevado a tocar en algunos de los más grandes escenarios que incluyen Glastonbury, Reading y Leeds Festivals y numerosos lugares en toda Europa. Además de participar en muchas radios conocidas como BBCRadio 6 Music, BBC Presenting Sheffield y BBC Radio 1.

Dejando a su Ghana natal a finales de la década 2000, el viaje de Kweku Sackey a Inglaterra no estuvo exento de "Wahala" ("problemas" en Hausa y una palabra general del África occidental que significa "estrés" y "problemas"). Estableciéndose en Sheffield y luchando como un verdadero guerrero africano, aprendió a fusionar las malas vibraciones con energías positivas. Así la forma de música de gueto de KOG y su Brigada Zongo comenzó a tomar forma y a pesar de la distancia entre KOG y Ghana, los vínculos nunca se han roto. Familia, amigos, música: siempre ha mantenido un pie fuertemente arraigado a África, y el otro, libre y aventurero.

Escribiendo y componiendo las canciones él mismo con ayuda de la Brigada Zongo, pensaron que la mejor manera de captar la energía de la banda era grabar 'Wahala Wahala' para no perder nada de su combustión musical original. Con un trasfondo de inconfundibles ritmos africanos que incluyen latón eléctrico, percusión atronadora y guitarra de filo cortante, 'Wahala Wahala' toma posesión del cuerpo mientras las palabras excitan la mente. Bajo el lema "Unidad en la Diversidad" racismo, rechazo, desigualdad, exilio: son los temas que aunque serios, ofrecen una propuesta optimista y rítmica, garantizando que los pies se muevan porque en cada dolor también hay alegría.

Prendidos de las historias de África, este grupo se basa en el amor, la paz y los problemas sociales.